Skip to Menu Skip to Search Contacta con nosotros Peru Páginas Web e Idiomas Skip to Content

Por Catherine Restrepo, Digital & Innovation Manager de SGS para América Latina

Las corporaciones afrontan sus procesos de transformación digital de diversas maneras, en función de sus fortalezas y debilidades. En esa tarea, pueden asumir algunos desafíos con total autonomía, pero para otros requerirán de aliados, como las start-ups.

Las start-ups permiten acelerar el acceso a tecnología disruptiva, cocreando y desarrollando de manera más ágil y rápida nuevas soluciones. Además, traen enfoques que no son tradicionales para resolver problemas en diferentes industrias, brindando acceso a conocimientos, experiencias, herramientas y nuevas tecnologías.

Gracias al trabajo con corporaciones, las start-ups, por su lado, acceden a una plataforma con recursos financieros, clientes corporativos, cadenas de distribución o canales.  
Al combinar las fortalezas de una corporación y su modelo de negocio con la participación de innovadores externos se puede empezar a operar a la velocidad de los disruptores del sector. No obstante, es fundamental que esta trabajo de cocreación sea eficaz.

En ese sentido, a partir de la experiencia de SGS, en la que hemos trabajado con más de 30 start-ups en América Latina, compartimos tres aspectos que deben tomarse en cuenta:
Patrocinio interno. Es imprescindible contar con la aceptación estratégica y el compromiso del equipo líder de la organización hacia las iniciativas de colaboración con las start-ups, con la consiguiente asignación de recursos. Sin personas del lado corporativo que lideren estos proyectos, el camino de las start-ups dentro de las empresas se dificulta notoriamente, así como los resultados esperados. 
Claridad en el objetivo. Para lanzarse a cooperar con start-ups primero las corporaciones deben tener claro cómo esta colaboración con el ecosistema innovador los puede apoyar a lograr sus objetivos de crecimiento.

Alinear a las partes. Se debe armonizar las velocidades de operación y mentalidades de las start-ups con los corporativos. Usualmente estos tienen procesos lentos y aquellas son más rápidas y menos complejas. Es ideal poder realizar un trabajo de alineamiento interno para no terminar en un patrón de espera que frustre a ambas partes.
La pandemia le ha otorgado un mayor sentido de urgencia a la necesidad de innovar, por lo que la selección adecuada de start-ups para tener un proceso de transformación digital exitoso es clave para el crecimiento e incluso la continuidad de los negocios.