Skip to Menu Skip to Search Contacta con nosotros Peru Páginas Web e Idiomas Skip to Content

Algunos de los problemas que afectan gravemente al país y generan retraso social y económico, son el soborno y la corrupción. Esta situación ha llevado a que las empresas responsables busquen herramientas de gestión que contribuyan a la transparencia y la confianza en los negocios. En ese sentido, una herramienta importante es la certificación ISO 37001, conocida como la certificación del sistema de gestión antisoborno.

Si bien cualquier organización puede obtener esta certificación, esta tiene mayor importancia en empresas que contraten con el Estado, sean proveedores o clientes; ONGs; empresas que tengan una mayor regulación, como las que cotizan en bolsa; o empresas que sin estar muy reguladas tienen sistemas internos de cumplimiento rigurosos, como las que forman parte de corporaciones con normas de cumplimiento corporativas. Dentro de las organizaciones, las áreas en las que la norma más incide son gestión comercial y licitaciones, finanzas, compras y logística, y legal.  

Características del ISO 370001

La norma ISO 37001:2016 plantea una serie de medidas proactivas para implementar un sistema de gestión antisoborno que permita a la organización:

  • Analizar las necesidades y expectativas de las partes interesadas: accionistas, sociedad, clientes, proveedores, entre otros. 
  • Hacer una evaluación de riesgos y establecer los controles que nos lleven a la mitigación de esos riesgos. 
  • Capacitar a las personas y concientizarlas en su participación en la gestión contra el soborno, generando una conducta ética y una cultura que descarta el soborno como una opción en los negocios.
  • Establecer objetivos e indicadores contra el soborno y ubicarlo en el marco de un proceso de mejora continua auditable.

Principales beneficios

Principalmente, la certificación ISO 37001 y un sistema de gestión antisoborno, permiten a las empresas generar confianza a sus diversos grupos de interés, como accionistas, clientes, socios comerciales, autoridades, entre otros. Cuando estos tienen confianza en una organización, se generan mejores condiciones para el crecimiento de la operación. En particular, esta favorece a la reputación de marca. En algunos casos, incluso, el contar con un certificado antisoborno permite que una empresa tenga más puntuación en licitaciones con el Estado.
Asimismo, el proceso que implica implementar un sistema de gestión antisoborno ayuda a las empresas a afianzar su cultura organizacional, inculcando valores corporativos positivos, incorporando virtudes éticas, y haciendo del cumplimiento social una parte crucial de la estrategia de negocio y sostenibilidad.

Por otro lado, esta certificación puede mitigar el riesgo de que la organización tenga responsabilidades penales, cuando alguno de sus funcionarios es acusado de incurrir en actos de soborno. En el caso de que se descubra un caso de soborno en una compañía, la norma ISO 37001:2016 contribuye a que la investigación se centre en el individuo que cometió el delito y no en la organización. 

Además de los beneficios que trae consigo, logrando la certificación ISO 37001 las empresas pasarían a tener un rol activo en la lucha contra la corrupción y en la construcción de un país más íntegro. La corrupción genera al Perú un perjuicio de 17 mil millones de soles anuales, según información brindada por la Contraloría, por lo que no cabe duda de que es uno de los principales males que aqueja al país.

En SGS somos líderes a nivel mundial en certificaciones, y a través de la ISO 37001, formamos parte de la lucha contra la corrupción, gracias a un personal altamente capacitado, con experiencia internacional, y una calidad de servicio al cliente personalizada.
 
Por Roger Julca, Service Head de Certificaciones - SGS Perú.