Skip to Menu Skip to Search Contacta con nosotros Peru Páginas Web e Idiomas Skip to Content

Aunque en el DS 007/98 en su Art. 117 se establece claramente lo que debe contener el rotulado de un alimento envasado, hay que tener en cuenta también lo que se señala la Ley de Alimentación Saludable para determinados alimentos pues plantea una serie de requerimientos en lo concerniente al etiquetado y rotulado de productos envasados. Por ello las empresas del sector deben tener en cuenta estos aspectos con el fin de evitar observaciones de parte de la autoridad, en especial de DIGESA e INDECOPI, y al mismo tiempo tener un uso eficaz y eficiente de los recursos, pues imprimir información inadecuadamente en los materiales de envase puede generar grandes pérdidas y reclamos por parte de la autoridad y los consumidores.

En ese sentido, a partir de nuestra experiencia en el análisis de alimentos envasados, con más de mil pruebas realizadas anualmente y revisión del etiquetado, compartimos las siguientes recomendaciones: 

  1. Corrobore si el producto que usted elaboró está sujeto a la Ley de Alimentación Saludable (LAS): De acuerdo con el Art. 15 del Reglamento de LAS, las advertencias publicitarias serán aplicables a aquellos alimentos procesados cuyo contenido de sodio, azúcar, grasas saturadas, grasas-trans excedan los parámetros técnicos establecidos en el Manual de Advertencias Publicitarias; con excepción de los denominados alimentos mínimamente procesados, que son aquellos que son sometidos a procesos en los cuales solo se altera su composición física (partido, triturado, rebanado, etc.) o los alimentos de preparación culinaria. 
  2. Tenga claro dónde se va a comercializar el producto. Pues de ello dependerá el arte y la información que aparecerá en el rotulado de su producto; sabemos que en nuestro país tiene que cumplir con lo señalado en el DS 007/98 Art 17 y verificar si aplica la incorporación de los octógonos según la LAS, pero en nuestro país no es obligatorio el etiquetado nutricional, pero algunos supermercados peruanos y mercados internacionales si lo exigen.  
  3. No pierda la oportunidad de resaltar las bondades del producto. Muchas veces algunos emprendedores solo incluyen en el etiquetado los componentes del producto que la norma exige. En algunos casos, son negativos: grasas trans, grasas saturadas, sodio, etc. Por eso es recomendable incluir otros nutrientes cuya presencia en el etiquetado no es obligatoria pero que agregan valor al producto. Por ejemplo: Algunos snacks son ricos en antioxidantes por los frutos secos como arándanos, almendras, entre otros; pero no lo promocionan.
  4. Elija un buen laboratorio. Tanto para el análisis de alimentos como para el etiquetado nutricional es importante trabajar con laboratorios con metodologías acreditadas por INACAL o algún organismo acreditador que tenga reconocimiento ILAC; y que tengan equipos con la sensibilidad suficiente para identificar la presencia de determinados componentes. Cuando el límite de detección del equipo es alto - es decir, poco sensible - existe la posibilidad de que se considere que en el producto analizado no existe un determinado componente cuando éste sí está presente.
  5. No duplique los análisis. Una vez que haya realizado los análisis para un etiquetado nutricional ya no es necesario realizar otros para los octógonos: son los mismos.

La aplicación de Ley de Alimentación Saludable en cuanto al etiquetado y rotulado de alimentos envasados no debería ser una gran complicación para los emprendedores y menos para las grandes empresas. Solo hay que revisarla con atención, conocer cuáles son las exigencias de los mercados en los que un producto será comercializado y trabajar con profesionales competentes. En SGS nos esmeramos por seguir implementando nuevos ensayos para determinar con precisión los diferentes componentes de los alimentos, uno de estos análisis son los polioles (polialcoholes) que son un tipo de carbohidratos alcoholizados que aportan energía en menor cantidad y que algunas normativas no lo consideran para el aporte calórico, pero están presentes.

Por Ebert Gala, Jefe de Desarrollo de Negocios y Proyectos de Alimentos - SGS.