Skip to Menu Skip to Search Contacta con nosotros Peru Páginas Web e Idiomas Skip to Content

En el artículo anterior, Freddy Bautista, Service Head de Health & Nutrition de SGS explicó cómo la ausencia de sistemas homogenizados – problema que en el Perú aqueja a más del 85 % de empresas pesqueras – afectaba la calidad del aceite de pescado y, por extensión, el valor del producto y la rentabilidad de las compañías.

En esta oportunidad compartiremos de qué manera no contar con dichos sistemas genera que muchas empresas estén vendiendo sus aceites reportando una calidad menor o mayor de las reales, afectando sus costos o sus ingresos , respectivamente.  

¿Por qué se mide erróneamente la calidad del aceite?

En los tanques de almacenamiento los productores mezclan diferentes calidades de aceites para tener un aceite de determinadas características. Pero no realizan la operación de homogeneización. Es decir, el aceite queda tal cual fue almacenado sin tener la misma calidad en las diferentes partes del tanque. 

Para medir la calidad del aceite de pescado en tanques verticales se utiliza metodología ISO 5555. Estas mediciones se realizan antes de que el aceite de pescado sea embarcado. Generalmente, estos resultados son los que se reportan a la hora de vender el producto. 

Pero cuando no se homogeniza el aceite en el tanque, por más de que se haga bien el muestreo siguiendo la norma ISO 5555, se obtendrá una calidad de aceite que no es la calidad real. Esto se refleja cuando se mide la calidad de las muestras obtenidas  en los camiones cisterna o en los  flexitanks en el momento de despacho del tanque. Los valores de cada muestra son muy diferentes y la compositiva formada con ellas también lo es.

Consecuencias 

Si la calidad registrada previo al embarque es menor a la que se obtiene al preparar la muestra compuesta (de los camiones cisternas, flexitanks, tanques de buque, entre otros), la empresa pesquera, la vendedora, pierde la posibilidad de obtener más ingresos. Si es mayor, la misma va a tener un problema posterior con la especificación del embarque. 

Para manejar este margen de diferencia, a la hora de reportar la calidad previo al embarque se incluye a la especificación de omegas una variación de 0.5% o 0.25%. Pero hay casos extremos en los que se mezclan calidades de aceite ampliamente dispares y se obtiene factores mayores a 1%.

Para tener una idea del impacto de una variación de estas características, podemos poner como ejemplo el caso de una embarcación con mil toneladas de aceite y en el que la calidad reportada previo al embarque difiere de la del embarque en 1%. Si es menor, la sanción sería de aproximadamente US$ 50 dólares por tonelada. Es decir, US$50 mil en total. Si es mayor, el exportador perdería la oportunidad de cobrar un precio más alto por su producto.   

Por lo tanto, contar con un sistema homogeneizados es fundamental para conocer la calidad exacta del aceite de pescado. Es una inversión necesaria con una relación costo beneficio altísima, dado que permite que empresas pesqueras capitalicen el potencial de su producción y evita que estas tengan sobrecostos o problemas con sus compradores.  

 

Por: Freddy Bautista, Service Head de Health & Nutrition de SGS