Skip to Menu Skip to Search Contacte con nosotros Peru Páginas Web e Idiomas Skip to Content
215

Las empresas peruanas comercializadoras de alimentos deben implementar adecuados sistemas de supervisión para evitar fallas en los procesos que podrían acarrear duras consecuencias económicas, legales y reputacionales, manifestó Ebert Gala, Jefe de Desarrollo Comercial de SGS.

Según Gala, el negocio alimentario requiere un especial cuidado ya que trabajan con productos que serán ingeridos por las personas y que por lo tanto requieren de adecuados estándares y procesos de producción. El experto destacó que en nuestro país existe una regulación legal que indica que todas las empresas de alimentos y bebidas deben tener implementado el sistema HACCP (RM 449-2006/MINSA) como una herramienta de calidad para garantizar la inocuidad alimentaria. Sin embargo, el vocero de SGS precisó que en muchos casos es necesario implementar controles adicionales para mitigar cualquier riesgo.

Para que una empresa pueda garantizar una correcta inocuidad alimentaria al público final, deben tenerse en cuenta estos puntos:

  1. Cultura Sanitaria: Las empresas deben tener en su ADN una cultura sanitaria. Para certificar ello son muy importantes: las auditorias de su sistema de gestión alimentaria, homologación del proveedor, muestreo y análisis de los productos que se verificaran a través de entrevistas, análisis y verificación visual, que ayudará a reconocer de qué forma está operando la organización
  2. Exigente cultura de calidad: Por un tema de ahorro de costos no todas las empresas se interesan por contar con un sistema óptimo de certificación, poniendo en peligro la salud de la población y exponiéndose a múltiples sanciones que van desde elevadas multas hasta el cierre definitivo de la compañía, que además se ve desacreditada públicamente.
  3. Procesos preventivos: Es vital prever todas las instancias del proceso productivo, desde la adquisición de la materia prima hasta la distribución. De igual manera, si son productos provenientes del extranjero debemos asegurarnos de que el contrato este cumpliendo las normas de origen como destino, porque en diferentes países algunos insumos presentan restricciones.
  4. Verificación exhaustiva: A través de inspección o través de análisis; o una combinación de ambos. En la inspección no hay una destrucción del producto y se puede evaluar defectos visuales y el rotulado o etiquetado del producto, en análisis hay una destrucción del producto, pero ambos darán resultados de lo que se entiende se ha acorado con el proveedor y el cual debe estar plasmado en un contrato para evitar inconvenientes.

Capacitación es crucial

En el Perú tenemos empresas que aplican estándares de seguridad alimentaria y están conquistando nuevos mercados internacionales, pero a pesar del importante avance aún existe un grupo significativo de empresas que no cuentan con una cultura de calidad.

En ese sentido, destacó el experto de SGS la importancia de capacitar constantemente al personal encargado para que implementen nuevas exigencias y normativas al negocio. Al respecto, SGS mediante su centro de formación SGS Academy, desarrolla un diplomado único en Perú para formar profesionales capaces de auditar y mejorar la seguridad alimentaria según las normas expuestas. Estas certificaciones ya han sido realizadas por más de 850 empresas a nivel nacional. Además, en la industria alimentaria, SGS ha certificado más del 50% de las empresas que cuentan con ISO 22000.